Alejandra Maglietti, la rubia que saltó a la fama con la extraña propaganda de Doritos, dice que su pasatiempo es “reunirme con mis amigas para criticar a los chicos: la forma que tienen para encararnos en los boliches y esa maldita mania de agarrarte el brazo o tirarte de la remera. No saben que así no es la cosa? Lo mejor es que se de naturalmente.” Te la vamos a dar naturalmente entonces.

Rubia pulposa espectaculear, la formoseña está bajo el ojo cuida de su papá, pero dice que se zarpa “puertas adentro”. Te vamos a golpetear la persiana.
La Alejandra Maglietti es una típica rubia nórdica, aunque en este caso el ‘nord’ sea el Norte Argentino, más exactamente la provincia de Formosa. Claro que las similitudes son sólo a nivel del look, porque la idiosincracia de Alejandra la separa no solamente de las blondas colegas del hemisferio norte sino también de las mujeres del sur de su propio país. “Las chicas norteñas nos vestimos más provocativas que las porteñas”, dice Maglietti con esa tonada inmortalizada con el avistamiento de extraterrestres en el Uritorco, “nos ponemos todo mucho más apretado y resaltando la cola.” Y attenti, que la formoseña tiene cola para resaltar, lolas para marcar, y seguramente una empanada de carne picante como es propio del norte argentino. Pero la rubia parece leernos el lascivo pensamiento como una hechicera guaraní y sale al cruce diciendo “ojo que el sexo es un tema tabú para nosotras, porque vengo de un lugar chico donde nos conocemos todos y somos conservadores.” Seguro Ale, pueblo chico, infierno grande, pero ahora estás en Buenos Aires, y si juzgamos por las fotos que hacés, da la sensación de que el “tabú” de que hablás está superado. “Soy la típica chica del norte que tiene novio por años… de donde yo vengo no se puede por ejemplo estar con dos a la vez.” Pará Maglietti, quién dijo de estar con dos a la vez? Te pisás solita, espero que no duermas también así, sería un desperdicio… a ver cuándo fue tu debut sexual? “Mirá, no te puedo contar cuándo fue mi debut sexual, porque mi papá me mata si te lo digo”, dice la rubia sintiendo la (castradora) presencia paterna. “A ver, digamos que cuando debuté ya era mayorcita, entre los 18 y los 20 años, por ahí.” Así que sos una chica norteña típica, recontra conservadora… pero cómo fué entonces que te convertiste en modelo de Leandro Rud, hacés Acoso Textual por América TV y hasta te pusiste en bolas para Playboy, vamos rubia no te hagas la santa!

Una rubia “nórdica” de Formosa, no tiene nada que envidiarle a otras blondas famosas argentinas y quizás les saque ventaja, porque es “respetuosa y ubicada” como ella misma se define. Eso quiere decir que va a cumplir órdenes “puertas adentro”, situación en la que asegura deja detrás los tabúes.

No sabe, no contesta si traga o escupe. Pero al menos no negó que se lleva la salchicha a la boca — y qué boquita tiene!
Las “Bueno, puertas adentro no soy conservadora… ahí no estoy en pose y tampoco soy tan respetuosa y ubicada”, explica la rubia cuestionada por un implacable Notiblog. “Puertas adentro no me importa la estética… cuando vuelvo del gimnasio por ejemplo me quedo a cara lavada y con el pelo mojadito”. Ay Ale, cómo nos gustaría verte mojadita! Más o menos como te vemos en las fotos, con el pelo húmedo y aplastado, te marca más esa boca que… viste esos garages donde entran dos autos? Hay espacio para más de uno ahí… o preferís que te la estacionemos por atrás? “Tampoco te puedo decir qué hago porque tengo un papá muy cuida y no quiere que cuente nada… pero digamos que mi noche ideal, porque soñar puedo, sería conocer las paradisíacas playas del Caribe con mucho calor y la persona que amo”. Bueh, pero no dijiste nada! “Es que lo que haría después se sobreentiende”, contesta la rubia con un atisbo de picardía como diciendo papá observa, quedate tranquilo que en la intimida soy zarpada. “Ojo que no quiero un idiota al lado, uno de esos que regalan flores y esas pavadas. Prefiero regalos más personales, una bikini por ejemplo”. Mmm, para qué regalar una bikini si total la vamos a arrancar con los dientes en busca del pavito de norte y la empanada de carne formoseña (que debe venir con pasas de uva rubias). Bueno Maglietti, a ver si te redimís con la pregunta clásica, vos tragás o escupís? “Esa pregunta no te la contesto ni de casualidad, ni borracha tampoco… pero te puedo decir que si vas a comprarme la bikini, fijate el talle, porque la última que me regalaron quedó chica de arriba, pero bien de colaless - tengo 95-60-90″. Alejandra Maglietti dice que “ni borracha”, pero todos la vimos bastante volada viendo extraterrestres, así que será cuestión de merodear el Uritorco para meterla dentro de la nave y ahí que vuelva a gritar “Increíble!” cuando se coma el durito.http://www.notiblog.com/category/alejandra-maglietti/