Melina Pitra muestra en la foto porqué con 22 años es una de las modelos top de Leandro Rud: tiene unos ojos mortales, buenas pochas y una colita que confiesa le encanta entregar, especialmente en el agua. La rubia admite que necesita pija, porque “eso de que una mina está mal cogida es tal cual, si estás en una buena racha, no te importa nada y te convertís en una perrita bien mansita”. Pero más te vale que la atiendas bien, porque “cuando me dejan sin sexo soy un Doberman, me transformo y no respondo de mi.” Notiblog advierte: Cuidado con esta perra!

Melina Pitra da consejos a las chicas que quieran entregar la cola en la ducha. “Hay que tener los pies fijos en un lugar y saber dónde agarrarse”, dice la experta en tiroteos de bañera.
Desde la foto Melina Pitra te mira sin decir nada, porque sabe que no hace falta. La rubia mantiene la cara inmóvil como si no le importara que la sorprendas así, desnuda excepto por esa tirita negra que se mete donde vos quisieras. Pero que no te confunda esa pose de fingido desinterés, porque Melina sabe que el erotismo se nutre de lo que no se dice. “Me gusta más cruzar miradas, que te miren y vos hacer lo mismo, que te la saco y la vuelvo a fijar, la saco y vuelvo”, dice la rubia ya casi en ritmo de bombeo. A esta perrita de 22 años no le gusta el asado arrebatado, prefiere poner el fuego despacito.


Por eso Melina dice que “los que me dicen ‘te chuparía toda’ no tienen ni media chance conmigo… además, ¿no les da vergüenza gritar eso en el medio de la calle?”. Tiene razón, esos gritos más que intentos de levante son confesiones de impotencia. Pero no creas que es una rubia frígida, nada más lejos de la verdad. Melina Pitra sabe que el diablo está en los detalles, fijate por ejemplo ese pelo rubio que baja perfecto sobre su frente: es una invitación a a que la despeines primero y la peines para dentro después. O sus enormes ojos, con las pupilas tan dilatadas como a vos te gustaría dejarle la cola. Las señales son sutiles, sí, pero no podés decir que no te avisó —hasta se pintó los labios de rosa clarito para que te sea más fácil verlos como la concha horizontal sedienta de leche que son. Su boca es el perfecto humidor para tu habano de carne, y Melina es una experta fumadora. “En una escala de 1 al 10, de puntaje me pongo un 10″, dice Melina de su habilidad para pitar del cigarro venoso, “yo me califico así, sin duda. Mi arma oculta es la lengua y siempre recorro la boca de mi chico como para empezar; después, trato de abarcar lo más que puedo de su cuerpo!”. Pitra se fuma el habano de carne y según cómo pinte, también se traga el humo.


“Depende de la situación en que me encuentre; si se me antoja sí y si no, no”. Melina Pitra dice que si la hacés acabar como corresponde, la vas a tener a tu disposición como una “mansa perrita”, pero cuidado, no la dejes con las ganas porque se pudre todo. “Cuando me dejan sin sexo soy un doberman, me transformo y no respondo de mi”, dice desesperada por la pija. “Cuando estoy con mi pareja y él termina y yo me quedo sin nada, le digo de todo, no lo puedo controlar”, dice Meli de su adicción a la pija. “Claro, vos te divertiste y yo me quede mal”, dice que se queja cuando tiene la figazza lista y no le ponen el queso. “Ojo, si me hacen y hago la de entrar y salir para dejarme caliente un ratito y volver a retomar, esta todo bien”, dice la rubia, ya que para conseguir que acabe “el jugueteo es clave, porque el acto por si solo es un embole, hay que adornarlo de la mejor manera posible.” No te hagás problema Meli, vos poné el orto que los chicos de Notiblog te lo van a dejar bien adornado.

Melina Pitra dice que se recibió de experta en sexo acuático. “Hice el master completo, no dejé ninguna asignatura pendiente”, comenta orgullosa. La rubia es fanática de coger en el agua porque “tenés la sensación de que todo flota, sobre todo vos mismo. Es como hacerlo en cámara lenta, todo bien despacito, suavemente y de a poquito”. Melina también es fanática del sexo anal, y recomienda a todas que entreguen la cola. “Le digo a las chicas que no juzguen antes de probar, porque no todo se presenta tan doloroso como nos hacen creer”. Meli recomienda remojar el rosquete, porque “el agua facilita todo”.

Cuando Melina Pitra vió en Notiblog su foto en tetas, negó que fuera ella y nos amenazó con un juicio. Pero Notiblog no vende pescado podrido, la foto es 100% real: la sacó Peter Hegre en Buenos Aires y no está trucada o retocada. Compará su postura y los dedos de las manos, es ella total.
Melina Pitra, la modelo estrella de Leandro Rud, reconoce que es una empedernida fumadora de habanos de carne ya que prefiere “usar más la boca que las manos, aunque un poquito de cada cosa es importante”, aunque dice que en la calle son otras partes del cuerpo las que acaparan los comentarios. “Siempre me piropean las lolas, pero detesto que lo hagan guarramente. En ese caso tiro rayos a morir con la mirada”, dice la egresada de Gran Hermano Famosos y agrega que “también me elogian los ojos, la boca y la cola, está repartida la cosa”. Dejarle re-partida esa cola en forma de jugosa perita es justo lo que queremos todos. “A esta mina la hago sentarse despacito en la punta de la pija, esta debe cojer como loco, por algo llegó hasta donde llegó”, decía el Lechero en su comentario, “debe ser la típica trola que le gusta que primero se la metas por el culo para después chupártela y tomarse toda la lechita y dejarte más seco que el cadáver de Perón.” Y Melina se hace cargo, porque le “encanta tener sexo”, al punto que cuando no lo tiene se pone agreta. “La verdad es que se nota mi cambio de humor cuando ando de malas… las minas somos histéricas y mucho se debe a eso”, dice la rubia y Notiblog puede dar fe: cuando el Chueco dejó de darle bola, se agreteó con nosotros por un post y nos mandó una carta documento amenazando con un juicio sino borrábamos lo publicado (lo que demuestra que las ‘famosas’ sí entran a Notiblog para medir su popularidad y leen los comentarios para ver qué piensa la tribuna). “El dicho de que una mina está mal cogida es tal cual, si estás en una buena racha no te importa nada y te convertís en una perrita bien mansita.” Melina, como buena perra callejera, pasea su terrible cola tanto en la autopista como en la colectora. “Sí, pero elijo ambos caminos”, dice la rubia admitiendo que le gusta que le den por el orto. Tanto le gusta, que como verdadera embajadora del Club de la Colectora sale a reclutar nuevas socias. “Le digo a las chicas que no juzguen antes de probar, porque no todo se presenta tan doloroso como nos hacen creer.” Chicas, háganle caso a Melina, van a ver que no duele. Si chicas, así está bien, no hace falta que separen los cachetes con la mano, nosotros nos encargamos. Vieron chicas que no duele? fuentehttp://www.notiblog.com/category/melina-pitra/