Finalmente Sabrina Rojas posó desnuda para Playboy y demuestra porqué está entre las mujeres más alucinante de Argentina. Sabrina impacta, pero la revista del conejo desilusiona una vez más escondiendo la empanada de la mendocina.

Sabrina Rojas muestra nos deja sin aliento con su cara, el pelo, las tetas… y Playboy la caga con un photoshop alevoso en la zona púbica. Una vergüenza.
Seguramente Se acabó la espera, acá están Sabrina Rojas desnuda en Playboy, y realmente la rubia impacta con sus tremendos pechos y una cara que es sin dudas de las mejores entre todas las famosas argentinas. La concha de Sabrina? Bueno, lamentablemente siendo Playboy el que sacó las fotos, la figazza brilla por su ausencia. Los genios de la producción le pusieron un bombachón negro, y cuando se lo sacó le dieron la orden de taparse el papo con la mano. No, no fuimos nosotros los que le pegamos ese burdo, grosero photoshop que le borró la zona del felpudo en la foto donde está sentada en el piso apoyando los codos en el asiento del sillón.

No se puede entender porque le entalcaron de blanco esa zona, ya que Sabrina Rojas evidentemente llegó a la sesión de fotos toda deforestada, como podemos ver en la única foto donde se puede pispear algo, esa donde tiene la figazza semi cubierta por una malla metálica. Si mirás bien, se puede ver a Rojas en lo que escapó a la censura del photoshopista del conejo put. De todas maneras, ver a Sabrina Rojas desnuda en estas fotos es igualmente impactante a pesar de la falta de pelo y tajo. Todavía nos podemos regocijar con viendo esos ojos de gato que hacen juego con un cuerpo igualmente felino y una boca que ella misma confesó que usa de la mejor manera posible en una frase que ya es legendaria. “Si escupir es querer y tragar es amar, yo elijo amar”, disparó Sabrina y se nos acelera la pi y endurece el corazón (o al revés, nos trabamos viendo esta maravilla de mujer) al pensar en esa boquita comiéndose el yogur recién elaborado. Si estás pensando dónde está la empanada de la mendocina, expandí la foto de arriba y mirá entre la malla metálica que tiene por bombacha, vas a ver un poco de su noble repulgue. No es todo lo que queríamos ver, pero es lo que hay y es bastante porque Sabrina Rojas es un minón.


Sabrina Rojas con las gambas abiertas y en pelotas, qué momento! Pero claro, es un desperdicio tener a la mendocina desnuda y sacarle la foto con las manos tapándose la empanada. Arriba las manos Sabrina, esto es una cogida por asalto!

Sabrina Rojas pela altas tetas e impacta con su cara, que debe está entre las más hermosas entre peteras confesas. La bombacha, claro, está demás.
Adriana Sabrina Rojas brilla en las fotos a pesar de Playboy, una revista que no solamente nos negó una visión de la maravillosa empanadita de la chica de los ojos gatunos, sino que tampoco hizo honor fotográfico al temible pavo que sabemos que tiene. Parece increíble, pero no hay fotos que muestren el culo de la mendocina, quizás porque es difícil mostrarlo bien sin que se le vea un poco la figazza, que como sabemos está censurada. El conejo le escondió la cola a Sabrina, ese mismo rosquete que ella confesó que entrega libremente. “No tengo problemas con el sexo anal”, confesaba Rojas ante una tribuna enloquecida, “pero la verdad no lo disfruto mucho porque ni se compara con el sexo vaginal”. Una franqueza refrescante que refleja su voluntad de servicio al varón, ya que el sexo anal “es una practica que los hombres disfrutan mucho mas que las mujeres’. Sabrina explica que ella entrega la cola aunque no los disfrute tanto porque ‘a veces hay que atender a la pareja y se hace”, y casi como si te escuchara agrega que “se que de tan sincera seguro estoy desilusionando a varios, pero no importa, soy así y me la banco’. Sabrina, quedate tranquila que vos no nos desilusionás para nada, el problema lo tenemos con la revista que nos privó de conocer esa vagina que vos disfrutás tanto. La mendocina es también modelo en su actitud, entregando la cola y tragándose la leche para complacer a su hombre. “Soy una geisha, de vez en cuando digo ‘esta noche es para vos, relajate’ y entonces le dejo que pida lo que quiera y se lo concedo”. Para alegría de todos los que vemos sus fotos en Playboy, Sabrina cuenta que es generosa con su cuerpo. “ya entregué todo, ya no queda ruta por conocer, en el sentido que puedan imaginar”. Y bueno Sabrina, preparate entonces para la sacudida porque vamos a agarrar el camino de barro.fuente http://www.notiblog.com/category/sabrina-rojas/