Seguimos combatiendo la escasex buscando patys y figazzas para armar unos buenos sánguches como nos gustan a todos, pero no es fácil. Y encontrar alguna mina que se ponga en bolas en serio es cada vez más difícil como evidencia Playboy, que pasó de tener mujeres famosas de verdad desnudas, a poner en la tapa prácticamente a cualquier aspirante a vedette que esté dispuesta a mostrar algo. Y “algo” es lo que podés ver en la foto de arriba. Hay que comer lo que hay.

Los patys de carbone aparecen en la foto con un color rosa chicle imposible, parecen hechos de chicle Bazooka. Aflojen con el photoshop!
Si, claro que sí, lo que estás viendo arriba es la labia de Vanesa Carbone tal como salió en Playboy. Al ver esa labia desprovista de cobertura pilosa nos recuerda de la polémica que ya tuvimos acá en Notiblog sobre si es mejor explorar un bosque deforestado, o salir de cacería por uno tradicional. Es una polémica interesante que sin duda tiene un costado generacional, los más viejos seguramente van a preferir parvas alevosas como las que mostraba la revista del conejo (cuando realmente hacía desnudos y no meros amagues como hoy). También tiene que ver la experiencia personal según en que lugar vivís, acá en el Noti hay casi tantos “turistas” provenientes del exterior como en la propia ciudad de Buenos Aires, y seguramente muchos de ellos vienen de países donde la depiletta total es la norma. En Baires depende de la nena que te toque, y quizás del barrio, aunque parece que en el caso de Vanesa Carbone se depiló todo vaya a saber porqué, quizás le quedaría mejor algo de pelo. Un justo medio está bien, ni pelada como un cóndor, ni peluda como salió Beatriz Salomón en bolas en su momento. Otro “detalle” en el caso de Vanesa Carbone es que los pezones están directamente más dibujados que Pedro Picapiedra, inclusive es gracioso ver como en cada foto hacen una interpretación distinta de cómo deberían ser los patys de Carbone. Muy photoshopeados están, al punto de que no se ve en ninguna de las tomas el contorno de la areola, es como que no existe, viene “integrado” con el resto de la goma, algo que aquellos que han visto una goma “en vivo” saben que es imposible, y más cuando la chica de turno tiene algunos genes autóctonos, que tienden a quemar los patys. Parece Vanesa no está orgullosa de que el color de sus pezones haga honor a su apellido, y le pidió a los photoshopistas retocadores de Playboy que le dibujen los zompes de cero. Se los dejaron como los de un dibujo animé japonés. Mirá como se pasa la fusta entre las piernas en la foto de arriba como una atorranta total.

Las fotos que estás viendo de Vanesa Carbone estaban destinadas a la tapa de la Playboy, primero el amague fue para marzo pero ese mes se coló Maglietti en la tapa. En abril pasó lo mismo, pero esta vez le ganó Griselda Sánchez. Mala suerte para Carbone, y eso que tiene un culo bárbaro.

Atención con Carbone que amaga onda dominatrix. No sería raro que esa fusta haya conocido a Vanesa por dentro.
No se si te va quedando claro el perfil que ya despunta en Playboy, que con las figuras que viene presentando realmente parece la versión levemente mejor producida de Premium o Claro. Es un mundo editorial muy enrarecido el argentino, donde de repente revistas de segunda línea total tienen fotos de las figuras que importan, y la Playboy (que te guste o no inventó el rubro de revistas “para hombres”) tiene las vedetonas de tercera o cuarta línea, no ya en las páginas sino directamente en la tapa. Lamentable realmente porque si Playboy con los recursos (la guita que pone) que tiene no puede hacer desnudar a las famosas que realmente queremos ver, entonces realmente no las vamos a ver en bolas nunca. Viendo las Playboy viejas uno se da cuenta que antes no era así, las grandes figuras femeninas de la época (y eran figuras mayores que las de ahora, laburando con Olmedo y Porcel, dos que en su momento fueron muy grossos) se sacaban la ropita en serio y hacían el famoso “desnudo frontal”, o sea se veía el sandwich completo con paty y figazza. El sandwich era medio peludito por lo que se ve en las viejas fotos, pero estaban pelando como correspondía a la revista y a la guita que le daban. Y para una mujer que trabaja de bella, de lucir su cuerpo, quedar retratada en Playboy es un poco como Diego levantando la copa Mundial, es llegar a lo máximo y cristalizarlo en unas fotos de gran calidad. Queda claro que no es el caso de Vanesa Carbone, pero hay que estarle agradecido (?) por haber mostrado algo. La fueguina quedó nuevamente fuera de la tapa en abril, cuando Playboy se corrió a ofrecerle ese honor a Griselda cuando salió de la “casa” para capitalizar en el “boom” de Gran Hermano. Pero Vanesa tuvo su momento de “gloria” cuando un “jurado” integrado por Fabián Gianola, Mónica Antonópulos e Ingrid Grudke la eligió Playmate del Año. Para muchos hubo algo raro, porque la gente votó en primer lugar a Valeria Degenaro e Ivana Brodowski. Se la habrán acomodado a Vanesa? “Creo que llegué a Playmate del Año porque tengo la camiseta puesta y eso se nota”, explicó la fueguina. Perdón Vanesa, de qué camiseta estás hablando, si estás en bolas?fuentehttp://www.notiblog.com/category/vanesa-carbone/