Onetto peló el felpudo y salvó la magullada reputación de Playboy.
Victoria Onetto no es la más linda, pero claramente es la más puta. Ese es el resumen de esta hembra terrible que se animo a mostrar su deforestado felpudo en una revista Playboy que en 2006 muestra mucho menos que hace 20 años atrás —ver por ejemplo, el abundante vello púbico de Mónica Guido en Playboy En cuanto a la comparación que propusimos con Silvina Luna, como siempre fue la tribuna notibloguera que dio la precisa, revelando el balance entre los dos minones. Como dijo EcxurB:
“Me quedo con las dos, seria una comida ideal. Onetto una WARRIOR TOTAL! descontrol sin limites en la cama y después de postre comerse a la dulce Silvinita! Y listo, que el barba me pase a buscar, ya estoy hecho.”

Onetto boca abajo mirándote es fuerte — verla tirada como la perra que es en el suelo, entregada en cuerpo y alma y deseando que le hagas todo lo que te da la gana. Ese es el secreto del atractivo de Onetto, el darle la bienvenida a todas tus fantasías, por degeneradas que sean. Es más, seguro que ella te sorprende con un par de trucos más que vos no habías pensado. Y vos sorprendé a Notiblog cliqueando unos avisos, es para pagar el servidor, viste.


Victoria Onetto con ojos vendados y empieza una noche de sexo soñada.
Victoria Onetto tiene el vicio, las ganas, no enmascara su calentura como tantas otras que fingen no disfrutar del sexo, quizás porque de esa manera consiguen ‘negociar’ mejor un paquete de beneficios. Y claro, si confesaran que coger les gusta tanto (o mas!) que a uno, entonces ya no pueden pedir guita, fidelidad o matrimonio con una actitud tipo “vos disfrutás cogiéndome, pero yo qué gano?”. La tribuna detecto la putez de la Onetto, como dijo Pingalarge:
“Si hay una perra dando vueltas esa es Victoria Onetto. Tiene cara de querer pija cada 5 minutos; debe ser infernal pasar una noche con esta yegua del infierno! Obviamente gana por lejos el duelo Onetto - Luna.”

Victoria Onetto pone la capa, vos entrale con la espada
De todas maneras, Victoria Onetto cedió un poco al espíritu pacato argentino, ya que ni bien apareció en la calle la Playboy con su desnudo, se apuro a declarar que el desnudo de la revista del conejo “es el ultimo”. “Ya no voy a hacer mas desnudos en ningún lado”, dijo la deliciosa y guarra vedette, “no me voy a desnudar mas tampoco en obras, ni aunque lo pida el libreto”. Nadie le cree, por supuesto. Esto es como los borrachos que prometen “no tomo más” hasta que se dan cuenta que solo el alcohol les cura el temblor del cuerpo. Onetto es igual, no se desnuda mas… hasta que le pinte otra vuelta de hot sex, hombre o mujer, no importa. Como comento el insider Claus: “Doy fe. Es putísima en la cama”.

Victoria Onetto adopta en el sofá la posición ‘lista para que me cojas’, que es obviamente la que mas le gusta. Tiene todos los atributos del vicio: tacos altos, fusta estilo ‘sado’ y guantes negros tipo látex, aptos para escenas todavía mas perversas que las que tenías en mente. Cliqueá avisos, las fotos consumen banda!

Esta es la pose. Dejale el orto como una raba, no espera menos.
Y esa es la idea. El atractivo de la Onetto pasa por ser una reventada divina, por tener una cabeza que compite con la tuya en materia de sexo vicioso. Y en las fotos hay varios elementos muy propios de ella, como la venda o la fusta. De repente la idea del castillo de las perversiones sexuales tipo Luli in Love es un rol que Onetto puede llenar pero con una onda mas sado y más real. Lo de aparecer con las tetas al aire en medio de un impecable vestido negro y los ojos vendados tiene que haber sido idea de la propia Onetto. Ya sabemos donde va a terminar esa fusta, y qué le va a pasar mientras se entrega con los ojos vendados. Lujuria total, noche involvidable, y de repente la cara de Victoria es hermosa también, porque es la cara del deseo —olvidate de ‘linda’ y pensá en ‘turra’. Y acordate de cliquear en avisos, asi nos ayudás a seguir en el aire fuentehttp://www.notiblog.com/category/victoria-onetto/